Los pisos homogéneos son aptos para oficinas, dormitorios, clínicas, hospitales, consultorios, y mucho más. Además, se adecuan para las paredes de tu ambiente, y existen variedad de colores, estilos y marcas al alcance del cliente.